Del 5 de December de 2011

Sobrevolando Viena

Ver Viena desde una perspectiva completamente nueva en el Prater Vienés.

Flash is required!


Durante la renovación del Prater Vienés, surgió la idea de una nueva atracción: un simulador que llevara sobrevolando a los visitantes sobre esta magnífica ciudad y les permitiera experimentar varias de las inolvidables vistas de una manera muy particular. Un simulador es una atracción en la que los visitantes se sitúan de pie sobre una plataforma hidráulica en una habitación cerrada, donde una película se proyecta sobre una pantalla gigante - en este caso un vuelo a través de Viena. Mientras que los visitantes están viendo la película que llena por completo su campo de visión, la plataforma se mueve sincronizada con los movimientos que se están produciendo en la pantalla y le da al espectador la sensación de estar en una alfombra voladora.

El vuelo que fue bautizado como Viena Airlines, se ha convertido en muy popular y ofrece una experiencia de vuelo completamente nueva por sus impresionantes maniobras de pilotaje, mostrando, incluso a los nativos, aspectos desconocidos de Viena, su ciudad natal. La pregunta es siempre la misma: cómo se ha creado este espectacular vuelo, porque incluso ni un helicóptero es capaz de volar entre las casas y tan cerca de las estructuras, como ocurre en la película. En realidad, el vuelo está hecho en realidad virtual! Los realizadores simplemente crearon una versión digital de Viena!

Mientras que la fase de planificación fue relativamente fácil, los desafíos radicaban en el proceso de producción real, porque era evidente que la ruta del vuelo sobre Viena mostraría gran parte de la ciudad a la cámara - un increíble número de edificios, monumentos, paisajes, calles y fuentes! Debido a que la película para el simulador tenría que foto realista, todos los modelos fueron modelados y texturizados en consecuencia. También fueron creados varios objetos low-poly para obtener una mejor idea de las dimensiones del proyecto. El equipo de artistas luego recorrió Viena y se fotografiaron todas las áreas clave que el vuelo de cámara mostraría y se fotografiaron todos los edificios que aparecen en la película. Las fotografías se utilizaron para crear las texturas y el equipo se alegró de que todas las hojas de los árboles ya se hubieran caído y las nubes hubieran cubierto la ciudad - que da unas condiciones de iluminación casi uniforme -, lo que resultó mucho más fácil para la creación de las texturas. El hecho del cielo cubierto significaba que las fotografías de los edificios figuraran casi sin sombras. Si el sol hubiera brillado habría arrojado sombras duras, las cuales tendrían que haber sido tediosamente eliminadas. Esto habría significado muchas horas de retoque en un horario ya apretado.

Finalmente, el equipo se centró en el primer objeto de alta resolución, el edificio Urania. Desde aquí es donde el vuelo iba a comenzar y que sería utilizado para el cortometraje. Este fue también el punto de partida desde donde se creó el resto de la producción. Al mismo tiempo, la ruta de vuelo fue ajustada y adaptada a la topografía.

Otro desafío fue el vuelo de la cámara a lo largo de la ruta prevista, que tuvo que ser completado en una sola toma, sin cortes ni transiciones. El vuelo fue dividido en secciones que luego fueron ajustadas. El renderizador y los ordenadores estaban más allá de los límites, lo que significaba que el proyecto tenía que ser enviado a una granja de renderizado. Esto hizo posible que la película cumpliera con el plazo de producción deseado. 

Simulador Vienna Airlines del Prater Vienés:
www.immortal-arts.com/immortalartswp/?page_id=608

Making of  de “Vienna Airlines”:
www.immortal-arts.com/immortalartswp/?page_id=665